Bilbao en un día: los indispensables

Sin duda alguna, el punto de partida ideal de tu día en Bilbao debe ser el Casco Viejo, corazón histórico de la ciudad. Te recomendamos comenzar la ruta desde la Plaza Unamuno, ya que dispone de salida de metro propia y se encuentra a escasos 100 metros de la red Euskotren de tren. En ambos casos, la parada se llama Zazpikaleak / Casco Viejo.

Partiendo desde la singular plaza dedicada al filósofo y escritor Miguel de Unamuno verás las distintas calles que dan acceso a las conocidas 'Siete Calles'. En una de las zonas más concurridas de la ciudad, pasear por estas calles te acercará al Bilbao más original y tradicional. Ese Bilbao que aún sobrevive a la vanguardia. Con pequeños comercios locales, bares y tabernas repletos de pintxos, restaurantes de comida tradicional, y bonitos edificios históricos.

Enseguida toparás con parte de su riqueza arquitectónica: el Palacio de John, también conocido como el Edificio de La Bolsa, en la calle Pelota, la Biblioteca de Bidebarrieta en Bidebarrieta, y la curiosa Fuente del Perro en la calle del Perro. ¿Sabías que en realidad sus caños son leones? Recorrer todas las calles merece la pena y no te llevará demasiado tiempo. ¡Ah! Durante tu paseo recuerda observar la baldosa. Te sorprenderá conocer que su característico dibujo, con su forma de flor y cuatro canales, tiene como objetivo evitar la acumulación de agua en días lluviosos.

TARDE: Un paseo por el Bilbao del siglo XXI

Tras realizar la ruta ya será la hora de comer. Si te apetece comer algún plato tradicional entre la calle del Perro y Santa María encontrarás varios restaurantes con una oferta de lo más apetitosa. Si lo que te apetece es comer unos pintxos te recomendamos acercarte a la Plaza Nueva o adentrarte en el Mercado de la Ribera, uno de los mercados cubiertos de abastos más grandes de Europa, donde probablemente tienen algunos de los mejores pintxos de la villa. De todas maneras, decidas comer en estos o no, merece la pena acercarse a visitarlos.

Pasado el mediodía es hora de ir saliendo del Casco Viejo. En la salida, rumbo al Arenal (antigua playa interior) te encontrarás con el majestuoso edificio Teatro Arriaga, inaugurado en 1890 y reconstruido varias veces tras incendios e inundaciones. Dedícale unos minutos a contemplarlo. Desde ahí puedes comenzar el paseo por la simbólica Ría Nervión, cuyas aguas, una vez dejada atrás la villa, sirven de frontera para separar las dos márgenes del denominado Gran Bilbao: la costera margen derecha, y la industrial izquierda. Pronto te darás cuenta de que Bilbao es una ciudad llena de puentes. De hecho, en todo el transcurso de la ría hay un total de 14.

Comenzando el paseo desde el Arenal, en unos cinco minutos llegarás al Ayuntamiento, donde encontrarás el monumento Variante Ovoide diseñado por el reconocido escultor vasco Jorge Oteiza. A partir de ese punto, verás como el aspecto de Bilbao va modernizándose a cada paso que des. Primer ejemplo de ello es el famoso puente de arcos blanco Zubizuri (puente blanco en euskera) diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava. Una vez llegues a la zona del puente, si lo que quieres es disfrutar de unas increíbles vistas de la ciudad y de un tranquilo paseo por la naturaleza, tienes la opción de tomar el funicular de Artxanda y subir al mirador. La subida te llevará tres minutos. Si por el contrario quieres continuar la ruta por la ciudad, te invitamos a cruzar el Zubizuri para que llegues a las futuristas torres Isozaki y continúes el camino por la explanada de Abandoibarra, siguiendo el camino del Nervión desde el otro lado.

Aunque no necesita presentación, en pocos minutos llegarás al Museo Guggenheim Bilbao, una de las grandes atracciones de la ciudad. Digno de admirar, este museo de arte contemporáneo diseñado por Frank O. Gehry, tiene forma de barco y está realizado en piedra caliza, cristal y planchas de titanio. Cuenta además con dos mascotas muy queridas por los bilbaínos: Puppy, un perro guardián hecho de flores en su parte delantera; y la gigante araña de nueve metros 'Mamá' en la trasera. Obras de Jeff Koons y Louise Bourgeois, respectivamente. Aunque no entres a verlo por dentro, puedes pasear por sus alrededores y con suerte asistir a los espectáculos Fuente de Fuego o Niebla que se repiten a lo largo del día en el puente.

Cerca encontrarás el edificio más alto de Euskadi, la Torre Iberdrola. Los fines de semana y festivos podrás subir a la planta 25, a 115 metros de altura. Siguiendo la ruta accederás al Parque Doña Casilda, el pulmón verde de la ciudad. Aquí, además del Museo de Bellas Artes de Bilbao, encontrarás grandes campas verdes para descansar, y un estanque en su centro donde habitan un buen número de aves. Entre ellos, los más numerosos son los patos, razón por la cual en la cultura popular el parque también es conocido como el Parque de los Patos.

NOCHE: De la 'Catedral' al corazón financiero

Cuando repongas fuerzas, hacia el anochecer te aconsejamos dirigirte hacia el Estadio San Mamés. Considerado uno de los mejores estadios del mundo, se encuentra a unos diez minutos a pie del parque, y tras su remodelación en 2013, la iluminación de su fachada cuando cae el sol luce espectacular. Este es el hogar de los leones del Athletic Club.

Para finalizar el día, desde San Mamés puedes dirigirte a la plaza del Sagrado Corazón y de ahí tomar la Gran Vía en dirección hacia la Plaza Moyúa. Aquí comienza el centro comercial y financiero de la ciudad, también conocido como el Ensanche. En la zona cercana al Palacio Foral de la Diputación hay varias calles repletas de bares y restaurantes, aptos para todos los gustos y bolsillos. A modo de curiosidad, podrás observar que los accesos de metro de la zona tienen una gran estructura de cristal. Estos se conocen popularmente como "Fosteritos" en honor a su arquitecto, Norman Foster, famoso por ser también el creador de grandes obras como el 30 St Mary Axe de Londres. Como último destino, te animamos a dar un paseo por la Gran Vía y bajar a alguna estación de metro para que lo conozcas por dentro. Con esto, ya habrás visitado todos los indispensables de Bilbao.

Cómo moverse

Es importante que tengas en cuenta que a las calles del Casco Viejo no se puede acceder en coche, y que el centro suele estar bastante concurrido, por lo que la mejor opción es que uses el transporte público. Bilbao cuenta con una excelente red de transporte, haciendo accesible prácticamente cualquier zona a través del metro, tranvía, tren (Euskotren y Renfe) y autobús (Bilbobus y Bizkaibus).

  • Oficinas de Información Turística

    Cercana al Casco Viejo:
    Plaza Circular, 1
    Teléfono: 944 795 760
    E-mail: informacion@bilbaoturismo.bilbao.eus

    Cercana al Guggenheim:
    Alameda Mazarredo, 66

    • Horario

      Plaza Circular
      Lunes a domingo: 9:00- 20:00
      Abierto todos los días del año

      Junto al Guggenheim
      Lunes a sábado: 10.00-19.00
      Domingos y festivos: 10.00-15.00
      Julio y agosto: lunes a domingo: 10.00-19.00

    • Localización

      Bilbao

  • Si vienes de visita y quieres aprender unas cuantas expresiones, te proponemos algunas: para saludar decimos "kaixo", y nos despedimos con un "agur". Para romper el hielo, puedes optar por un socorrido "zer moduz?" o "zelan?", es decir, "¿qué tal?". Nuestros buenos días, buenas tardes y buenas noches se traducen en: "Egun on", "arrasti on" y "gabon". No olvides decir "mesedez" (por favor) y "eskerrik asko" (muchas gracias). Si metes la pata, un "barkatu" (perdón) a tiempo todo lo arregla. En resumen: Ongi etorri eta ondo pasa zure bidaian! (¡Bienvenido/a y disfruta de tu viaje!)