Para gustos, nuestras playas

En el siguiente reportaje, os mostramos algunas de las playas más peculiares. Pero, indudablemente, esto no es más que una pequeña sugerencia.

1.  Cercanas a la capital, Bilbao

Nuestra capital, Bilbao, no tiene playa pero lo cierto es que tampoco la necesita. En apenas 30 minutos en metro podremos disfrutar de algunas de las playas que protege y esconde la Bahía del Abra. La más cercana es la de Las Arenas (L1, estación Areeta), una playa urbana, desde donde se puede admirar el Puente Bizkaia. Sin salir de Getxo, muy cerca del Puerto Viejo de Algorta, se encuentra la playa de Ereaga (L1, estación Neguri). Otro arenal de muy fácil acceso, con muchos servicios cerca. Además, ambas playas están comunicadas a través de un agradable paseo marítimo. 

2. Rápidamente accesibles en transporte público

Además de las playas mencionadas anteriormente, otras de las que gozan de rápido acceso son la playa de La Arena en Muskiz, accesible en Bizkaibus (líneas A3321, A3338 A3339 o A3335) así como las playas de Sopela, Arrietara, Atxabiribil y Barinatxe (metro L1, estación Larrabasterra) o las de Plentzia y Gorliz (L1, estación Plentzia). 

3.  Para amantes de las olas

Algunas de las playas más expuestas de nuestra costa y que por tanto, se pueden surfear durante todo el año son las de La Arena, Arrietara o Barinatxe. A esta lista, sumamos la Playa de Bakio, una playa con verdadero ambiente surfero y con privilegiadas vistas a la ermita de San Juan de Gaztelugatxe. Pero sin duda, la meca del surf se encuentra en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, precisamente en Mundaka. Aunque  su playa no es especialmente grande, su encanto se manifiesta sobre todo durante los días de gran oleaje, que permiten a los surfistas disfrutar de una potente izquierda. 

4. Las más tranquilas

Los arenales más tranquilos nos permiten disfrutar sin preocupación alguna y son ideales para disfrutar de una día en familia. Las mejores playas para disfrutar de un mar en calma son las playas de Plentzia y Gorliz. Ambas forman parte de la misma bahía y están unidas por un gran paseo marítimo provisto de todos los servicios. Uno de los escasos ecosistemas dunares de la costa vasca, lo ofrece la Playa de Laida, situada frente a Mundaka. La playa ofrece una zona de baño abierta al mar y otra de corrientes, junto a la desembocadura de la ría. 

5. Rincones mágicos

Una de las villas más auténticas del litoral bizkaino es la de Lekeitio y probablemente, uno de sus rincones más mágicos sea la Isla de Garraitz (o San Nicolás). Un lugar especial, no solamente por sus vistas y el idílico azul del mar, sino porque el acceso lo controla el mar y la naturaleza, ¡la isla es únicamente accesible en bajamar!

6.  Las más salvajes

En Bilbao Bizkaia, algunas de las playas más salvajes son además naturistas. La playa de Barinatxe, más conocida como La Salvaje, o la playa de Muriola, en la parte más occidental y las playas de Laga, Ogeia o Lapatza en la costa oriental, son algunas de las playas más salvajes. Por otra parte, las playas de Azkorri y de Meñakoz, ambas rodeadas por acantilados, son el lugar de culto de muchos surfistas y también de quienes buscan practicar nudismo. 

7. Comer o refrescarse en chanclas

Gran parte de nuestras playas cuentan con un bar o un restaurante en sus inmediaciones donde poder refrescarse o picar algo rápidamente tras un día de playa. Algunos de los arenales con una mayor oferta son las playas de Ereaga, Sopela, La Arena, Plentzia y Gorliz. ¡No os podéis ir sin vivir un atardecer frente al mar!

8. Puertos que son refugio

En Bilbao Bizkaia cualquier rincón es bueno para darnos un chapuzón. Por eso, en los puertos de algunos pueblos costeros como el del Elantxobe y Armintza, es frecuente bañarse en marea alta. 

Además de la gran cantidad de playas y calas, nuestra costa ofrece numerosas actividades como el surf, parapente o incluso travesías en barco por la Bahía de Bizkaia. No dudéis en acercaros y hacer de vuestro viaje una auténtica aventura! ¡No os arrepentiréis!

Puertos que son refugio. Elantxobe