angle-left Euskera, intérprete de nuestra identidad

Hablar del euskera es hablar de una lengua en constante movimiento. Nuestro idioma es orgánico y excepcional, y varía en función de la zona geográfica. Así, el euskera de cada lugar posee unas cualidades únicas que enriquecen la lengua.

En 1964 se creó el euskera batua -unificación de las diversas variantes de esta lengua-, lo que facilitó su reconocimiento como lengua oficial, y por ende su normalización en el ámbito educativo y administrativo.

Cada variante del idioma -que no dialecto-,  recibe el nombre de ‘euskalki’. Al igual que el inglés se adapta al uso y tendencias de cada lugar (en cuanto al léxico, fonología, etc.), algo parecido ocurre con nuestra lengua. Los cambios más reseñables se producen entre el euskera de Zuberoa y el de Bizkaia, los cuales pueden observarse en el euskalki de la zona oeste.

Los expertos Oihenart, Larramendi y Caro Baroja destacan en su investigación sobre los euskalkis. El primero que estudió sobre este tema fue Arnaut Oihenart. En su libro ‘Notitia Utriusque Vasconiae’, cita los euskalkis Akitianarra, Baskoia, Barduliarra y Autrioia. Por su parte, Manuel Larramendi comenta en el prólogo de su ‘Diccionario Trilingüe’ que el euskera y los euskalkis se incluyen en Babel. Por último, Julio Caro Baroja equipara las limitaciones de los euskalkis con las del antiguo linaje, junto con la iglesia.

Rutas

En Bizkaia hablamos el euskalki de la zona oeste, el mismo que se emplea en gran parte del valle de Deba, así como en el de Aramaio (en Álava), Urola, Goierri (ambas en Gipuzkoa) y el valle de Burunda (Navarra).

El euskalki de la zona oeste se caracteriza por su gran diversidad; por ejemplo, existe una gran diferencia entre el euskera de Busturialdea y el de Otxandio

Nuestro euskalki cuenta a su vez con dos variantes y ocho formas de hablar. De este modo, existe una gran diferencia entre el euskera de Busturialdea (en la costa) y el de Otxandio-Oleta-Ubide (interior), si bien la transición de uno a otro es progresiva. Las variantes de este euskalki se dividen en la occidental y la oriental.

A su vez, en la variante occidental se diferencia entre zona norte y sur. A la primera categoría pertenecen Uribe Kosta, Mungialdea y Txorierri. Por otro lado, en la zona sur se encuentran el valle de Arratia, Zeberio, Orozko, Arrankudiaga, Arakaldo y Galdakao. Entre el norte y el sur, se encuentra el ‘azpieuskalki’ del valle del Nervión, esto es: Bilbao, Etxebarri, Zaratamo, Basauri, Arrigorriaga y Ugao.

En cuanto a la vertiente oriental, se hallan Lea-Artibai y Durangaldea. Ambas comarcas tienen una forma de hablar muy parecida. Las del litoral son de carácter fuerte y hermoso, en especial las de Lekeitio (Lekitto) y Ondarroa (Ondarru). Asimismo, cabe destacar Debagoiena y el valle de Deba, pues son zonas en las que se unen los euskalkis de las zonas centro y oeste.

Cómo llegar

  • Si vienes de visita y quieres aprender unas cuantas expresiones, para saludar decimos “kaixo”, y nos despedimos con un “agur”, aunque es posible que también escuches “aio”. Para romper el hielo, puedes optar por un socorrido “zer moduz?” o “zelan?”, es decir, “¿qué tal?” . Nuestros buenos días, buenas tardes y buenas noches se traducen en: “Egun on”, “arrasti on” y “gabon”. No olvides decir “mesedez” (por favor) y “eskerrik asko” (muchas gracias). Si metes la pata, un “barkatu” (perdón) a tiempo todo lo arregla. En resumen: Ongi etorri eta ondo pasa zure bidaian! (¡Bienvenido/a y disfruta de tu viaje!).

    • Localización

      Euskaltzaindia (Plaza Nueva, Bilbao) 

  • Si eres euskaldunberri -persona cuya lengua materna no es el euskera-, tal vez te interese saber que hay formas muy dinámicas de aprender euskera al margen de las clases habituales. En muchos euskaltegis (centros educativos donde se imparte euskera), se organizan ‘poteos’ (ir de bares) para practicar la lengua en un entorno desenfadado.