angle-left Escape rooms: huyendo de la rutina

En el centro de Bilbao puedes encontrar varias ‘escape rooms’ donde pasar un buen rato en familia de una forma diferente. Desde la apertura de la pionera sala Mad Mansion en Bilbao, cada día hay más aficionados a este tipo de ocio, lo que ha permitido que surjan nuevas salas en toda Bizkaia.

El fenómeno de las ‘escape rooms’ surgió en 2006 en Silicon Valley por iniciativa de un grupo de informáticos. Hoy en día hay alrededor de 3.000 salas en todo el mundo. Siguen la estructura de juegos como el Cluedo, los rompecabezas y de las novelas de Agatha Christie y también de los juegos de rol, con la figura de un ‘game master’ que explica el procedimiento, da las pistas y controla la evolución del juego.

Si quieres disfrutar de una aventura en familia, te aconsejamos visitar una de estas salas de escape. Además del puro entretenimiento, los misterios que presentan estas salas requieren de trabajo en equipo, de la confianza en el grupo y de la coordinación entre los distintos miembros para poder escaparse.

Estas experiencias son aptas para todos los miembros de la familia. Los niños mayores de ocho años pueden participar en estos juegos pero tienen que ir acompañados de un adulto habitualmente. Si estás buscando un plan solo para los más pequeños, en la sala Mystery Room de Bilbao puedes optar por el juego modo ‘junior’, adaptado para ellos.

De hecho, los niños de esta edad en adelante pueden jugar sin la necesidad de ir acompañados de un adulto. Aunque en todo momento contarán con la guía de un monitor que les enseñará a trabajar en equipo y pensar con lógica para que puedan resolver el misterio de una forma entretenida.

Avivar el ingenio es vital para poder superar el desafío. Según la empresa The Room Hunter que cuenta con una sala en Bilbao, menos del 30% consigue resolver el enigma por lo que es importante es participar, pasarlo bien, estar con los ojos bien abiertos, seguir las pistas y cooperar entre los miembros. Una vez terminado el juego, tanto los que han conseguido escapar de la habitación como los que no reciben una fotografía para llevarse de recuerdo a casa.

Cómo llegar