angle-left A todo color

El Bosque Pintado de Oma es una experiencia diseñada para toda la familia, donde el punto de vista de cada uno de vosotros juega un papel esencial. El punto de vista de cada integrante de la familia ofrecerá una percepción diferente de nuestro bosque.

El arte habla un idioma universal y su subjetividad nos permite gozar de las obras de diversas maneras. Es lo que ocurre en el Bosque Pintado de Oma, ya que existen una infinidad de maneras para entender esta obra de arte.

A diferencia de las tradicionales pinturas plasmadas en lienzos de lino, algodón o cáñamo, Ibarrola optó por estos particulares lienzos cilíndricos de madera. Dependiendo de nuestro punto de vista, las formas y colores de los árboles adquirirán sentido en el llamado muralismo tridimensional.

El Bosque de Oma es un lugar pensado para toda la familia. Además de gozar de un bosque rodeado de magia y color, tendrás la ocasión de adentrarte en los valles de Basondo y Oma, con espectaculares prados, animales de granja y baserris.

Rutas

El Bosque de Oma te va a ofrecer un maravilloso plan de medio día, sobre todo si vas a acercarte con niños y animales. La ruta, llana en gran parte, transcurre por el valle de Oma, un lugar mágico donde reina la tranquilidad.

Disfruta de un recorrido de dos horas con maravillosas vistas y para todos los públicos

El recorrido comienza en el asador Lezika, un antiguo baserri reconvertido en restaurante situado al borde de la carretera Bi-4244.

Una pista empinada nos conduce a la pista forestal por la ladera sur del valle de Oma. Fue en este camino donde Agustín Ibarrola tomó las referencias geográficas: los valles de Oma y Basondo, las grutas de Santimamiñe, praderas, castros de la época pre-romana…

Tras un recorrido de varios kilómetros, llegamos a la entrada del bosque de Oma, punto de encuentro del espacio y las leyes artísticas. Antes de comenzar el recorrido por el bosque, un mapa nos explica los tipos de obras que nos encontraremos en éste lugar mágico, divididas en tres partes: referencias del lenguaje artístico y corrientes artísticas, referencias naturales y representaciones del ser humano.

A medida que exploramos el bosque iremos descendiendo por la ladera, deteniendonos en los bloques de piedra que nos indican el punto de vista para divisar las obras de arte. Al finalizar el bosque continuaremos descendiendo la ladera hasta llegar a la pequeña carretera de Basondo y nos dirigiremos hacia el noroeste (por la izquierda). Caminaremos junto al río del valle, dejando atrás baserris y verdes praderas habitadas por animales de granja, algo que encantará a los más txikis.

Tras una breve subida habremos llegado a Lezika. Si deseas comer a mesa puesta el asador te ofrecerá platos de alta calidad de nuestra gastronomía. Si, por otro lado, has traído comida de tu casa, existe un merendero en el propio aparcamiento y en las cercanías de las cuevas de Santimamiñe, a tan solo unos metros.

Cómo llegar

Existen varias maneras de llegar al Bosque Pintado de Oma, pero te adelantamos que la forma más rápida y cómoda de llegar hasta Lezika es en coche, ya que se encuentra al final de la carretera Bi-4244, lejos de la Bi-2238. Otros medios de transporte como el autobús te dejarán en Kortezubi, y a no ser que dispongas de un taxi tendrás que hacer un recorrido de media hora a pié hasta el inicio del recorrido.
 

  • Autobús

    La parada más cercana se encuentra en el barrio Elexalde de Kortezubi, por donde transcurren las líneas A3513 y la 3526. Una vez bajamos del bus continuaremos durante 2 kms por una pequeña carretera a través del barrio Terlegiz hasta llegar a Lezika.

  • Coche

    Al salir de Bilbao tomaremos el corredor de Txorierri (N-637) en dirección a San Sebastián. La carretera pasará a convertirse en la A-8 y tomaremos la salida 100, en dirección Gernika. A la altura de Amorebieta nos encontraremos una rotonda y tras tomar la segunda salida continuaremos en dirección a Gernika, dejando atrás Muxika y la propia Gernika. Continuaremos por la Bi-2238 hacia Lekeitio y antes de llegar a Kortezubi saldremos por la Bi-4244, que está debidamente señalizada indicando El Bosque Pintado de Oma y las Cuevas de Santimamiñe. Siguiendo esta carretera llegaremos hasta Lezika, donde podremos aparcar nuestro vehículo.

Gastronomía

Dónde comer

Si eres una persona apasionada de los fogones, el asador más cercano es el de Lezika, situado al borde de la carretera Bi-4244. En este restaurante encontrarás una amplia oferta de la gastronomía más típica de la zona. Entre los platos de las huertas de Urdaibai encontrarás la famosa alubiada y los pimientos rellenos. Si lo que te apasiona es el mar no dudes en probar platos como los txipis o el bacalao con pimientos. Si en cambio te pierde la carne, deberías degustar el tierno entrecot de la zona. On egin!
  • Urdaibai es un lugar con infinidad de planes. Por eso, lo mejor que puedes hacer es tomarte un rato para organizar tu estancia en nuestra tierra. Una buena organización te permitirá visitar más lugares tranquilamente como el Bosque Pintado de Oma o las Cuevas de Santimamiñe.

    • Localización

      Biosfera de Urdaibai

  • Si te animas a pasar un buen rato solo o en compañía de los tuyos, no olvides de traer calzado cómodo a la ruta del bosque de Santimamiñe. Si vienes en invierno, en época de lluvias, te recomendamos las botas de monte, polainas y un buen chubasquero, ya que la zona del bosque es de pura tierra.

    Si cuando vuelves del bosque tienes ganas de más, a unos metros del aparcamiento de Lezika encontrarás las cuevas de Santimamiñe, unas grutas del Paleolítico Superior que te sorprenderán. Recuerda visitar la web de las cuevas para reservar (es necesario reservar con antelación).